La belleza se refleja principalmente en nuestro pelo, piel y uñas, por lo tanto, es importante mantenerlos sanos de una forma natural. Nuestro estilo de vida, las alteraciones de sueño, el estrés, la contaminación y otros factores medioambientales, producen signos de envejecimiento prematuro en la piel y propician una piel, uñas y pelo sin brillo.

Por tanto, es importante tener en cuenta una serie de aspectos relacionados con ello si queremos mostrar lo mejor de nosotros mismos.

¿Sabías que…?

     - La piel es el órgano más grande del organismo, con un peso que representa el 15% del peso corporal
     - Es sensible al daño de los radicales libres, las especies reactivas de oxígeno (ERO) que pueden acelerar el envejecimiento
     - El ciclo de renovación de la piel dura 28 días y se hace más lento con el tiempo
     - Un adulto pierde un promedio de 100 cabellos al día
     - La regeneración capilar se enlentece en las personas de mediana edad, pero también puede verse afectada a largo plazo por el estilo de vida y los factores ambientales
     - La deficiencia de selenio es de las más frecuentes en las poblaciones occidentales y puede ser causa de deterioro en las uñas

ENVEJECIMIENTO

El ciclo de renovación de la piel dura 28 días y se hace más lento con el tiempo. Una de las primeras causas del envejecimiento prematuro es el daño que ocasionan los radicales libres en la piel debido a los impactos del estilo de vida tales como la exposición solar, la contaminación, el tabaco, los cambios de temperatura ambiental, la falta de sueño, el estrés, entre otros. Estos factores pueden producir piel seca, enrojecimiento, manchas, irritación y aparición de arrugas prematuras.

A partir de los treinta años la piel puede perder humedad, firmeza y elasticidad lo que puede dar lugar a piel seca, líneas de expresión, arrugas y flacidez.

A partir de los cuarenta años, la piel sigue madurando, pero cada vez se reducen más el número de fibras de colágeno y elastina. Esto significa que la piel pierde firmeza y como consecuencia de ello, aparecen arrugas profundas, particularmente alrededor de la cara y cuello.

PROTECCIÓN SOLAR

Se sabe que el sol es una de las principales causas del envejecimiento prematuro de la piel causando gradualmente la pérdida de firmeza y elasticidad. Los rayos ultravioleta penetran en las capas más profundas de la piel estimulando la producción de las especies reactivas de oxígeno (ERO) que dañan el colágeno. Como consecuencia de ello, la piel adquiere un aspecto cuarteado, aparecen arrugas, bolsas, hiperpigmentación o manchas de la edad, granos y pecas.

PELO

El cabello crece a una velocidad de 15 cm al año. El estado de los folículos pilosos puede verse influenciado por la edad, las enfermedades y muchos otros factores entre otros los relacionados con los cosméticos: champú, permanentes o tintes. Otros factores como el estrés, la exposición solar, el cloro o sal de las piscinas, el aire acondicionado, el calor o la contaminación pueden dañar el pelo convirtiéndolo en cabello sin brillo y desvitalizado.

Un adulto tiene entre 100.000 y 150.000 cabellos de promedio y pierde más de 100 al día. Cuando se pierde un cabello, crece uno nuevo que lo reemplaza. Este proceso continúa hasta la mediana edad donde el crecimiento capilar se vuelve más lento.

UÑAS

El nivel de algunos nutrientes puede afectar a la calidad y crecimiento de las uñas, volviéndolas quebradizas, finas o con manchas.

En resumen, observamos nuestro cuerpo y vamos viendo aquellos aspectos que, en base al proceso de envejecimiento, acontecen de forma natural.

Es recomendable trabajar nuestra piel y el impacto que las condiciones climatológicas tiene sobre ella. El cuidado cosmético tópico es importante, pero, no olvidemos que nuestro exterior puede ser el reflejo del interior.

El cuidado exterior del pelo, piel y uñas puede mejorar su apariencia estética, pero, nos hemos preguntado alguna vez ¿cómo cuidarnos desde el interior?

HOLOMEGA
SOLAR
HOLORAM
AGELIFE
HOLOMEGA
HAIR, SKIN, NAILS

*Información de Solgar