El desequilibrio bioquímico en el interior celular precede siempre a la expresión clínica de las enfermedades -esa es la razón de no tener manifestaciones clínicas y en un estudio sanguínea presentar alteraciones bioquímicas-. Es por lo tanto importante la detección de dichas alteraciones y el tratamiento precoz para corregirlas. Y esto lo puede hacer una buena práctica de terapia ortomolecular en numerosas situaciones.

La medicina ortomolecular es un instrumento muy utilizado por la Medicina Integrativa. Lo es por parte de nuestros médicos de CMI-Clínica de Medicina Integrativa. Su utilidad es tanto preventiva como terapéutica una vez instaurada la patología porque en este segundo caso permite usar las vías naturales del organismo para recuperar y/o rehabilitar las vías bioquímicas que aparecen en la enfermedad. Dicho de otra forma, restablecer el equilibrio químico del organismo. Conocer las moléculas adecuadas en su combinación a dosis adecuadas facilita rehabilitar las alteraciones bioquímicas que aparecen en el organismo.

La medicina ortomolecular utiliza sustancias naturales, idénticas a las que utiliza de forma diaria nuestro organismo, como son vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, pre- bióticos, antioxidantes o coenzimas. Busca el equilibrio bioquímico, con escasa presencia de efectos tóxicos a dosis adecuadas y mejorando la calidad de vida.

En CMI – Clínica Medicina Integrativa, la suplementación de nutrientes se adapta a cada paciente, acompañado siempre de un exhaustivo historial médico y un programa nutricional personalizado. Es un tratamiento con más avales y seguridad científica, con amplia información de publicaciones médicas, utilizable en cualquier patología mientras se realice correctamente y con los conocimientos adecuados. Fuera de estas premisas los tratamientos ortomoleculares son ineficaces por usar infradosis o dañinos, -por sobredosis o por interferencia con vías de detoxificación hepática e interacción con otros medicamentos-. Nuestros médicos trabajan con ellas desde hace años y conocen sus usos, terapias y limitaciones.

La medicina ortomolecular actúa en la fase funcional, a nivel molecular, antes de que ocurran las lesiones, interviniendo a dos niveles: nivel preventivo para mantener el equilibrio energético biocelular, regulando la célula al aportar nutrientes; pero también a nivel curativo cuando las carencias en nutrientes celulares son manifiestas en proceso de reparación por parecido a la rehabilitación de un espacio arquitectónico.

 *Clínica Medicina Integrativa de Madrid