La Terapia Neural es una técnica terapéutica poco conocida. Sin embargo, bajo manos expertas y aplicada con rigor, los efectos beneficiosos son evidentes. El objetivo de la Terapia Neural es corregir las alteraciones bioeléctricas del organismo enfermo, que como las bioquímicas, participan en la pérdida de la salud y la creación de la enfermedad.

Todas las partes de nuestro cuerpo y nuestro ser están relacionadas entre sí.
El sistema nervioso tiene ubicuidad, es decir, representación en la totalidad del organismo. Es un integrador de los diferentes órganos y tejidos de nuestro cuerpo. La información que percibimos a través de nuestros sentidos viaja de forma bidireccional por nuestro organismo, en parte debido a que tejidos, órganos y Sistema Nervioso están conectados a una misma red. Nuestro cerebro percibe la posición de un pie sin verlo, por ejemplo.
Cuando nuestro cuerpo es sometido a un estímulo muy fuerte o se produce una irritación sobre esa red nerviosa, como puede ser una lesión cicatrizal, surge lo que denominamos un “Foco Interferente” (Tabla 1) que puede entorpecer e incluso bloquear la información que viaja a través del Sis tema Nervioso Neurovegetativo, favoreciendo así la aparición de alteraciones orgánicas.

La técnica de la Terapia Neural actúa directamente sobre el denominado “Foco Interferente” corrigiendo dichos bloqueos que actúan afectando a determinados órganos. Lo consigue mediante la inyección subcutánea de microdosis de un medicamento denominado “neuralterapéutico”, la Procaína, que inyectado en puntos específicos logra restablecer el orden eléctrico perturbado en ese tejido, estabilizando el potencial de membrana y normalizando los impulsos eléctricos hacia el Sistema Nervioso.

Efecto neuralterapéutico

Las bases científicas de la Terapia Neural tienen sus inicios en las investigaciones de los científicos rusos Pavlov y Speransky, y más tarde en la de los hermanos alemanes Huneke.

Una célula sana tiene un potencial de membrana de 90mv. Si la sometemos a estímulos irritativos demasiado fuertes como son: cicatrices, quemaduras, heridas postquirúrgicas… se producirá una despolarización celular, quedando así el tejido dañado y no siendo capaz de recuperarse por sí mismo. Ésta irritación es percibida por el Sistema Nervioso como una perturbación continua, pudiendo provocar diversas patologías en otros sistemas y tejidos orgánicos. El neuralterapéutico en baja dilución, con sus 290 milivoltios, repolariza paulatinamente el potencial de membrana, mejorando la permeabilidad capilar y restableciendo el intercambio de información entre Sistema Nervioso y los tejidos orgánicos.

¿Cómo se realiza la terapia neural?

La técnica consiste en la infiltración subcutánea de micro dosis de Procaína en el tejido dañado. El profesional determinará el número de sesiones que se necesitan teniendo en cuenta factores como el tipo de lesión, la causa o el tiempo que hace desde que se produjo.

*Clínica Medicina Integrativa de Madrid