Una forma sencilla de saber cómo tenemos nuestras defensas es analizar nuestro estilo de vida, ya que éste se refleja con bastante precisión en la calidad y funcionamiento de nuestro sistema inmune. ​

Además, la realidad actual nos hace sentirnos más vulnerables que nunca, por ello es mejor prestar especial atención a hábitos que serán muy beneficiosos en muchos aspectos, incluyendo el refuerzo de nuestras defensas.

Así que, si quieres tener unas defensas fuertes, trata de seguir los consejos siguientes que puedas, seguro que muchos de ellos están en tu mano:

 -  Tomar mucha agua. Estimula al sistema inmunológico expulsando las toxinas del cuerpo.

 -  Ejercicios de relajación y /o respiración. Solo son necesarios 15 minutos diarios para obtener los beneficios.

 -  Realizar actividad física. Puede ser un paseo diario a pie o a bicicleta a buen ritmo.

 -  Dormir bien y seguir los ciclos de la luz natural, así se recupera energía y se tiene un ritmo fisiológico normal. Además, se mejora la producción hormonal.

 -  Consumir frutos secos, que son muy ricos en minerales y vitaminas y tienen muchos antioxidantes.

 -  Tomar alimentos ricos en vitamina C y D, hierro y zinc, como el zumo de limón, los pimientos, los kiwis, las espinacas...

RETROIVU FORTE
LIPOLIFE GOLD VITAMINA C
HOLOFUNGI AHCC