El objetivo de esta disciplina: equilibrar y devolver la salud con los principios activos de las plantas y teniendo en cuenta al individuo en su totalidad. Lo que cuenta es el todo.

Cubas con alcohol, pinzas para seleccionar lo mejor de las plantas y cantidades ingentes de pequeños trozos vegetales son las herramientas que ya utilizaba Paracelso en el siglo XVI, y que todavía se siguen usando para crear extractos de tintura madre, base de la fitoterapia holística. El objetivo de esta disciplina: equilibrar y devolver la salud con los principios activos de las plantas y teniendo en cuenta al individuo en su totalidad.

Ya lo hacían los alquimistas del Renacimiento pero, con el tiempo, la ciencia ha ido aportando fundamento científico a todos esos conocimientos transmitidos durante generaciones y perfeccionando todo el saber en torno al poder curativo de las plantas.

Hoy en día, los conocimientos y procesos químicos más avanzados nos permiten confirmar la presencia de principios activos vegetales eficaces para tratar casi cualquier patología y que además no tienen efectos secundarios.

Los principios activos se extraen por maceración en alcohol, el mejor agente extractor y conservador a pesar de que requiere un proceso más lento y caro que otras sustancias de uso más frecuente, como las glicerinas. Al final, el resultado es un producto muy eficaz y sin efectos secundarios.

La fitoterapia holística consigue poco a poco ir devolviendo al organismo el equilibrio perdido. Esto se hace de manera lenta y progresiva. La única condición para que funcione es que el proceso que padece el organismo no sea irreversible. De este modo, es posible tratar desde patologías crónicas como la alergia, el asma o afecciones reumáticas, hasta episodios agudos como pueden ser diarreas, catarros o ciáticas, por citar sólo algunos ejemplos.

HOLOFIT ARÁNDANO ROJO
HOLOEXTRACT VALERIANA
FLOWERS OF LIFE
ÁNIMO