Se acercan fechas en las que vamos de banquete en banquete y de celebración en celebración. Comemos más de lo que deberíamos, y suelen ser comidas fuertes. Una indigestión puede aguarnos las fiestas.

Ya tienes los días señalados en tu calendario: el de la comida de empresa, el de la cena con la familia, el de la copa con los amigos… Son fechas de celebraciones y de compromisos. Saltarse la dieta está a la orden del día. Una vez o dos es incluso sano para el espíritu, pero hay que controlar para no echar a perder las fiestas. Una indigestión o un dolor de estómago pueden arruinar cualquier celebración. Para asegurar nuestra salud digestiva, sobre todo en épocas de excesos, la clave está en tres pilares: hepatoprotecciónantiinflamación detoxificación.

Una especie vegetal de gran capacidad para regenerar la mucosa intestinal es el Hericium erinaceus, un hongo también conocido como melena de león. Contiene treitol, arabinitol y ácido palmítico, germanio, selenio, zinc, aminoácidos, betaglucanos y vitaminas. Es útil no sólo en estas épocas de banquetes, sino también en casos de síndrome de intestino permeable, alergias alimentarias, enfermedades intestinales inflamatorias, reflujo gastroesofágico, úlcera gástrica, ardor de estómago, disbiosis y otras alteraciones de la función digestiva.

Para mejorar el bienestar digestivo tras una comida pesada o facilitar la expulsión de gases existen distintas plantas que, combinadas, ejercen una positiva acción antiinflamatoria carminativa, como el regaliz, el malvavisco, el llantén o la manzanilla dulce. Para desintoxicar nuestro aparato digestivo, nada mejor que la bentonita, una arcilla que, al ponerse en contacto con los jugos gástricos,
absorbe las toxinas, residuos y bacterias nocivas del tracto intestinal. Sin olvidarnos de una correcta ingesta de probióticos para requilibrar nuestra flora microbiana.

MANZANILLA GRANEL
HOLOFIT MANZANILLA 
ESPECIAL DIGESTIÓN