Ahora que podemos salir a pasear o realizar deporte al aire libre no podemos olvidarnos de cuidar y proteger nuestra piel.

El sol tiene beneficios para nuestra salud cuando nos exponemos a él de forma controlada. Sin embargo, es necesario tomar precauciones especiales en caso de pieles de fototipos claros o tras períodos largos sin exposición solar, ya que la piel es especialmente sensible a los efectos perjudiciales de la radiación solar. La situación de confinamiento que vivimos nos ha obligado a reducir nuestra exposición a la luz directa del sol, por lo que debemos de tomar una serie de precauciones para no dañar nuestra piel.

 Principios básicos a tener en cuenta a la hora de exponernos al sol:

  • Usar una buena protección solar. Los protectores solares ayudan a filtrar las radiaciones ultravioletas A y B, perjudiciales para la piel.
  • Beber mucha agua, para reparar y prevenir la sequedad de la piel.
  • Comer comidas ricas en betacarotenos. Una buena alimentación sirve tanto para preparar tu piel de cara al verano como para evitar el envejecimiento prematuro.
  • A nivel tópico, utilizar antioxidantes como la Vitamina C o la E.
  • Reforzar la defensa natural de nuestra piel con complementos alimenticios.
CREMA SOLAR SPF50
HOLOMEGA SOLAR
AFTER SUN ALOE VERA