También ellos comienzan el curso y necesitan recuperar la vitalidad tras las agresiones del verano.

Mírate en el espejo. ¿Tu pelo está brillante y lustroso, o más bien opaco y triste? Probablemente te está diciendo a gritos que no le han sentado bien los rayos UV del verano, el cloro de la piscina, la sal del mar… Quizá tiene algo de caspa, o quizá ya está saturado de tintes. ¿Y qué tal tu piel? ¿Reseca después de tanto baño de sol? Ya hace tiempo que se peló, pero aún no parece muy elástica y sigue quejándose. Y si te miras las uñas, quizá las veas quebradizas o decoloradas. Las partes más superficiales de nuestro yo también necesitan cuidados especiales en el inicio de curso. Un bonito cabello, brillante y lustroso, unas uñas fuertes y poco quebradizas y una piel limpia y saludable nos hablan de una buena salud interior. Por el contrario, el estrés, la mala alimentación, la acidificación del intestino, las malas digestiones y otros problemas de carácter interno pueden pasar factura a la parte de nosotros que es más visible y que más dice de nosotros.

Existen nutrientes específicos para recuperar la vitalidad de pelo, piel y uñas. Las vitaminas del complejo B juegan un papel imprescindible en la formación de queratina, sobre todo la biotina o vitamina B7. Además, las vitaminas B3 y B5 también contribuyen de forma clave a la regeneración dérmica y capilar.

Si además asociamos la vitamina B6 a un aporte de zinc, estaremos ayudando a nuestro organismo a generar y fijar esa queratina tan necesaria para nuestro pelo y uñas. Entre los minerales también hay que contar con el selenio, funda-mental en la formación y el mantenimiento de cabello y uñas.

También son muy necesarios los aminoácidos. La L-lisina nos ayudará a proteger los folículos pilosos y por tanto evitará la pérdida de pelo, o que nuestro cabello sea demasiado fino. La L-prolina es necesaria para la reparación de la queratina de uñas y cabello. La L-metionina, que tiene un alto contenido en azufre, es muy buena para mejorar el tono y la flexibilidad de piel, cabello y uñas, y además ayudará a nuestro organismo a absorber mejor el zinc y el selenio. También aportará azufre la L-cisteína, que además es antioxidante y nos protegerá de los radicales libres.

El ácido hialurónico también es una pieza clave en muchos aspectos de nuestra salud. Está presente en altas concentraciones en nuestros cartílagos, articulaciones y piel. Se estima que en un adulto medio de 70 kg de peso puede tener unos 15 gramos de ácido hialurónico en su cuerpo, y de esa cantidad se degrada un tercio cada día. Por eso es necesario garantizar el aporte de esta sustancia a cualquier estrategia de cuidado de la piel, más allá de su conocido uso como antiarrugas.

El azufre, ya mencionado, también es fundamental: nuestro cuerpo tiene unos 150 gramos de azufre que se encuentran mayormente en cabello, uñas y cartílago. Una buena fuente natural de azufre orgánico es el MSM.

HOLOMEGA
HAIR, SKIN, NAILS
REGENATURE
CÁPSULAS
HOLOMEGA
HOLOMSM