Los seres humanos necesitamos energía, procedente de los alimentos, para sobrevivir.

Pero estos procesos naturales (metabolismo de los nutrientes) generan una serie de sustancias intermedias o finales que pueden considerarse toxinas y que, por tanto, deben ser eliminadas del organismo.

Las toxinas que se van acumulando en el organismo pueden tener dos procedencias:

Endógenas: se generan en las propias células a través de sus procesos metabólicos de obtención de energía y reparación.

Exógenas: sustancias como el alcohol, el tabaco, la contaminación ambiental, los restos de herbicidas y pesticidas en la comida, los medicamentos, los metales pesados o algunos aditivos añadidos a las comidas procesadas y envasadas, entre otras.

¿Por qué hay que detoxificar?

Los principales órganos que se encargan de la eliminación de toxinas son el hígado, los riñones, los intestinos y la piel. Estos órganos trabajan sin descanso por y para usted, pero en ocasiones se ven sobrepasados por los excesos (de comida, alcohol, medicamentos, polución, radicales libres…) lo que se traduce en una acumulación de toxinas que hace que su cuerpo no funcione correctamente llegando a derivar en problemas de salud.

Si no se ha hecho ya una “limpieza general” y necesita una ayuda extra para una correcta detoxificación… ¡Este es el momento!

Las plantas ofrecen una solución ideal para ayudar al organismo a librarse de todo aquello que no necesita y ha ido acumulando con el paso del tiempo.

La cáscara de Psyllium trabaja en sus intestinos, la seda de maíz a nivel renal como diurético natural, la raíz de acedera y la raíz de equinácea en su sistema inmune, el llantén mayor en su piel, la raíz de sello de oro a nivel celular, la cáscara de nogal negro o el trébol rojo como antioxidantes frente a la acumulación de radicales libres…

El grado de toxicidad que acumula cada organismo depende del tiempo de exposición a estas sustancias, la cantidad, la naturaleza de las mismas o el mayor o menor grado de acumulación de cada individuo. Por eso, de forma general, se recomienda que las personas adultas se hagan mínimo una o dos detoxificaciones al año que suelen durar varios días.

*Fuente: Sura Vitasan

HOLOMEGA DETOXIMETAL
DETOXVITAL
PURICORP