Las enzimas digestivas son las encargadas de digerir los alimentos, descomponiéndolos en sus unidades básicas para que puedan ser absorbidas en el tracto intestinal. Aunque ya en la saliva encontramos enzimas digestivas (como la ptialina), la mayor parte de su actividad se presenta a nivel estomacal y, principalmente, en el intestino delgado.

Una insuficiente producción de dichas enzimas, ya sea por enfermedad, por el mismo proceso del envejecimiento o por un estilo de vida demasiado acelerado y con mala alimentación, o simplemente un exceso de alimentos que sobrepase la capacidad enzimática corporal, puede ocasionar la aparición de diversas alteraciones digestivas como indigestión, digestiones pesadas o lentas,…Si estas situaciones se prolongan durante demasiado tiempo, pueden llevar a un estado de malnutrición, de inflamación intestinal o de aumento de las sensibilidades alérgicas. Apoyar el funcionamiento digestivo con enzimas digestivas puede ser interesante en muchos casos.

Usos Terapéuticos

  • De la mejora de los procesos digestivos y de sus efectos antiinflamatorios, analgésicos, y antiagregantes se derivan la mayor parte de las utilidades de los complejos de enzimas digestivas.
  • Útil en casos de inflamación o afectación intestinal como colitis o candidiasis.
  • Insuficiencias vesiculares y pancreáticas.
  • Estreñimiento / diarrea.
  • Flatulencia / fermentación
  • Digestiones pesadas.
  • Úlceras. En este caso los suplementos de enzimas deben tomarse al final de la comida y no se aconseja la utilización de productos que contengan pepsina en forma de Betaína HCl
  • Problemas cutáneos por la acumulación de toxinas debido a una mala digestión.
  • Ayudan en las terapias de depuración general.
  • Artritis reumatoide.

Tipos de enzimas digestivas

Encontramos 3 tipos distintos de enzimas digestivas según el tipo de alimento sobre el cual actúan. Así tenemos:

  • Lipasas: digieren las grasas descomponiéndolas en ácidos grasos y glicerina. Se sintetizan por el páncreas y ejercen su acción en el intestino, a pH básico.
  • Proteasas: rompen los enlaces peptídicos de las proteínas, liberando péptidos y aminoácidos. Dentro de este grupo, en el organismo, podemos encontrar a la pepsina producida en el estómago y que necesita pH muy ácido para ser activa y proteasas pancreáticas que se liberan en el intestino y que actúan a pH básico. En el reino vegetal, la bromelina (de la piña) y la papaína (de la papaya), son dos enzimas proteolíticas que, aparte de su función digestiva, tienen importantes efectos corporales. Entre otras acciones: son antiinflamatorias, analgésicas, aceleran la curación de heridas, son antiagregantes y evitan la acumulación de líquidos.
  • Amilasas: degradan los almidones y los azúcares complejos de la dieta, mediante la ruptura de los enlaces glucídicos, liberando mososacáridos (especialmente glucosa). Existen 3 tipos de amilasas: la ptialina, la amilasa pancreática y la amilasa duodenal.
  • La ptialina es una enzima presente en la saliva y que actúa en medio ligeramente básico hasta que se inactiva una vez que el alimento llega al estómago. La amilasa pancreática y la duodenal actúan en el intestino a un pH ligeramente ácido.
HOLOMEGA LACTASA
DIGESTIZYME
HOLOMEGA BROMELAÍNA

*Fuente: Lamberts