Los excesos suelen ser la nota dominante durante el Fin de Semana: alcohol, comidas copiosas con alimentos muy grasos y calóricos, abuso de azúcares y tabaco… ¡Pon orden en tu organismo!

El cuerpo humano cuenta con mecanismos capaces de resolver problemas de excesos, carencias o toxicidad, pero los desequilibrios ponen a prueba a cualquiera. La acumulación de deshechos y sustancias tóxicas es la causa de gran variedad de enfermedades. Cuando nuestro sistema de drenaje no funciona bien por el sobreesfuerzo al que lo sometemos, estos deshechos circulan por todo el cuerpo a través de los vasos sanguíneos y todo el conjunto sufre la sobrecarga, pero cada individuo tiene un punto débil que es el que se ve más afectado por la toxicidad y, por tanto, el que sufre de forma más visible.

Existen dos tipos de toxinas: las exógenas, de origen externo, como las que entran en nuestro organismo a través de la respiración (tabaco) o alimentación (excesos), y las endógenas, las producidas por nuestro cuerpo mediante el estrés, la ansiedad o enfermedades que afectan al hígado, páncreas o sistema inmune. En épocas de muchas celebraciones obtenemos gran cantidad de toxinas exógenas debido fundamentalmente a una alimentación poco adecuada y cargada de sustancias nocivas. Esto provoca una digestión difícil e insuficiente, desequilibra la flora intestinal y genera procesos de putrefacción, enlentecimiento e inflamación, lo que incrementa la permeabilidad intestinal, permitiendo el paso de macromoléculas alimenticias y bacterianas al flujo sanguíneo y causando problemas secundarios por sobrecarga en el hígado o riñón, o provocando alteraciones en el sistema inmune, ya que las toxinas actúan como antígenos y generan respuestas exacerbadas, como en las enfermedades autoinmunes. Se impone una detoxificación sistémica.

Alimentos para recuperar el equilibrio

Un proceso depurativo bien realizado puede durar varias semanas, por eso lo mejor es limitar los excesos. Ahora bien, si el mal está ya hecho, hay que plantearse distintas fases:

- Limpieza intestinal con una dieta depurativa baja en proteínas animales, rica en vitaminas y minerales naturales y que evite los alimentos procesados, las grasas y los azúcares.
- Depuración hepática con alimentos ricos en cromo, como la levadura de cerveza o el azúcar de caña. También son saludables para el riñón el apio, la escarola, la endivia, el nabo, la remolacha, la espinaca, el perejil, las frutas del bosque, los cítricos...
- Depuración renal con actividad física y una dieta abundante en frutas y verduras, excepto acelgas y espinacas, que son ricas en oxalatos. Los caldos vegetales favorecen la diuresis.
- Desintoxicación de metales pesados con quelantesnaturales como el apio, la cebolla, la coliflor y las coles de Bruselas, entre otros alimentos.
- Aporte extra de antioxidantes y apoyo del sistema cardiovascular con suplementos de fitoterapia.

HOLOFIT DEPURATIVO FORTE
SAVIA DE ABEDUL
HOLOFIT PIÑA, PAPAYA, HINOJO