La anemia ferropénica es la anemia más común. Se produce cuando tenemos un déficit de hierro, un mineral imprescindible en la formación de glóbulos rojos.

El hierro es un mineral esencial para la formación de la hemoglobina, el pigmento rojo de la sangre. El hierro de la hemoglobina es el encargado de captar el oxígeno y transportarlo, a través del torrente sanguíneo, a los órganos del cuerpo. El cuerpo humano contiene entre 3,5 y 4,5 gra-mos de hierro, dos tercios del cual están presentes en la hemoglobina. El resto se almacena en el hígado, el bazo y la médula de los huesos. Una cantidad pequeña está presente en forma de mioglobina, que actúa como depósito de oxígeno en los músculos.

El hierro, además de garantizar la adecuada oxigenación de los tejidos, es vital también para el metabolismo de la mayor parte de las células. Por eso un déficit de este mineral puede poner en riesgo nuestra salud.

La deficiencia de hierro puede conducir a anemia, inhibiendo la síntesis de hemoglobina. Aparecen entonces el cansancio, la falta de energía, la falta de aliento, dolores de cabeza, insomnio, pérdida del apetito y palidez. Todos estos síntomas se asocian con un aporte disminuido de oxígeno a los tejidos y a los órganos. También puede reducirse la capacidad del sistema inmunitario e incluso aparecer una disminución de la función cerebral y congnitiva. El hierro es fundamental para el aprendizaje y la memoria.

A la hora de tomar suplementos de hierro, es importante la forma química en la que se presenta este mineral. El bisglicinato de hierro es el resultado de la unión del metal hierro con dos moléculas de aminoácidos, formando un complejo de bajo peso molecular que hace que pueda atravesar fácilmente las membranas de las mucosas, facilitando así su absorción por el organismo.

Un aporte suplementario de hierro puede ser de utili-dad en las siguientes situaciones:

  • Diagnóstico mediante analítica de sangre de una deficiencia de hierro.
  • Anemia causada por una enfermedad crónica, como cáncer, problemas renales, etc.
  • Abundante sangrado menstrual.
  • Necesidades nutricionales específicas durante la niñez temprana, la adolescencia o el embarazo.
  • Problemas de aprendizaje en niños.
  • Tos producida como efecto secundario de ciertos fármacos antihipertensivos, como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) con niveles bajos de hierro.
  • Insuficiencia cardiaca. Hasta un 20% de las perso-nas con este problema tienen también bajos niveles de hierro en sangre.
  • Fatiga. Hay evidencias que demuestran que los suplementos de hierro podrían mejorar la fatiga inexplicada en mujeres no anémicas.
  • Mejora del rendimiento deportivo.
  • Depresión.
HOLOFERRO
PLUS JARABE
HOLOMEGA
FERRO PLUS
JARABE
FLORADIX