El colon (o intestino grueso) es una parte importante del sistema digestivo. No solo ayuda al cuerpo a extraer algunos de los nutrientes y el agua de los alimentos que ha ingerido, sino que también ayuda a eliminar los productos de desecho, no digeridos, empujándolos hacia el extremo del intestino grueso (el recto) saliendo por el ano.

¿Qué son los divertículos?

Diverticulosis: Cuando se forman pequeñas protuberancias o bolsas (llamadas divertículos) en el revestimiento del colon. La mayoría de las personas que lo tienen no padecen síntomas. El por qué esto sucede en algunos, no se sabe exactamente, aunque algunos profesionales piensan que una de las causas es la baja ingesta de fibra en la dieta y alta ingesta en carbohidratos refinados, falta de ejercicio y obesidad. Es común en muchas personas y afecta por igual a ambos sexos.

Diverticulitis: Estos divertículos también pueden inflamarse e infectarse cuando las bacterias quedan atrapadas dentro de ellos. Esta situación causa síntomas más severos, como calambres constantes que generalmente comienzan debajo del ombligo y se desplazan, fiebre, escalofríos, náuseas y diarrea.

Un pequeño número de personas con enfermedad diverticular o diverticulitis puede desarrollar complicaciones, (aunque éstas son bastante poco frecuentes), entre las que se incluyen:

- Los abscesos que se desarrollan fuera del colon (es la complicación más común). Algunos se tratan fácilmente con antibióticos, mientras que otros pueden necesitar drenarse con anestesia local.

- Peritonitis, causada por una infección que conduce a la inflamación del peritoneo (la capa de tejido que recubre el interior del abdomen). Esto puede suceder si los divertículos infectados se dividen. Puede poner en peligro la vida, pero es raro.

- Un bloqueo total o parcial del colon puede ser causado por tejido cicatricial que se forma alrededor de los divertículos inflamados. Un bloqueo total puede provocar peritonitis, mientras que un bloqueo parcial puede causar mucho dolor. Nuevamente, esto es muy raro.

- El sangrado del recto ocurre en alrededor del 15% de los casos. La mayoría de las personas afectadas no experimentan dolor, y el sangrado por lo general se detiene rápidamente por sí mismo. Sin embargo, en algunos casos, el sangrado puede ser severo, y el tratamiento hospitalario, incluida una transfusión de sangre, es a menudo necesario.

Si cree que puede tener los síntomas de diverticulosis o diverticulitis, consulte a su médico tan pronto como sea posible, ya que es importante descartar otras afecciones que tengan síntomas similares, como cáncer de intestino, síndrome de colon irritable y pancreatitis.

Dieta y diverticulosis / diverticulitis

En general, se piensa que una dieta alta en fibra puede ayudar a prevenir, así como a mejorar los síntomas si ya has desarrollado una de las condiciones. También hay alguna evidencia de que comer mucha fibra y poca grasa y carne roja puede ayudar a prevenir la enfermedad diverticular (i).

Los últimos consejos de Public Health England incluyen comer 30 g de fibra al día. Esto equivale a cinco porciones de frutas y verduras, dos galletas de cereales de trigo integral, dos rebanadas gruesas de pan integral y una patata grande al horno (con la piel).

Otros ejemplos de alimentos ricos en fibra incluyen los siguientes:

- Cereales para el desayuno con alto contenido de fibra (incluida la papilla).

- Frijoles al horno, lentejas y legumbres.

- Arroz integral y pasta integral.

- Frutas secas.

- Galletas integrales y pan crujiente.

Al mismo tiempo, trate de evitar alternativas bajas en fibra, como pan blanco o marrón, pasta blanca, cereales azucarados para el desayuno, arroz blanco, papas hervidas sin piel y alimentos horneados hechos con harina blanca, como galletas de crema, dulces o saladas y pasteles.

HOLOFIT MANZANILLA
MANZANILLA GRANEL
METABOLIC PGX