Siete gramos de fibra más al día, equivalente a una ración de cereales integrales sumada a otra de legumbres o más de dos piezas de fruta, podría ser suficiente para reducir un 9% el riesgo de sufrir un problema coronario o cardiovascular, según afirman científicos de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, dirigidos por la investigadora Victoria Burley.

En el estudio analizaron distintos tipos de fibra como la soluble (que se puede obtener de las legumbres, avena, frutos secos, cebada...), la insoluble (principalmente presente en cereales integrales) o la de la fruta, verdura, cereales y otras fuentes diferentes. En sus conclusiones  encontraron que las personas que ingieren mayor cantidad de fibra (sobre todo fibra natural de los propios alimentos) tienen menor riesgo de sufrir un problema coronario (trombos, obstrucción de las arterias…) o cardiovascular.

También encontraron que la protección era proporcional a la cantidad consumida: por cada siete gramos adicionales de fibra, se reducía el riesgo en un 9%. Estos siete gramos de fibra se puede obtener comiendo una porción de cereales integrales y una ración de legumbres o entre dos y cuatro piezas de fruta al día. Este tipo de alimentación tiene una repercusión favorable en los problemas cardiovasculares y podría reducir significativamente buena parte del 48% de las muertes en Europa.

Robert Baron, de la Universidad de California señala que al menos la mitad de la fibra debería proceder de  cereales integrales, pero avisa que con las actuales etiquetas de alimentos no siempre es posible identificar qué cereales son realmente integrales.

PLANTAGGIO FIBRA CON F.O.S

HOLOMEGA FLUIVAS

FÓRMULA FIBRA MÚLTIPE