La cirrosis hepática es una patología que consiste en una mala cicatrización y un funcionamiento insuficiente de los tejidos del hígado. Esta cirrosis tiene lugar en el tejido hepático como resultado de distintos tipos de enfermedades crónicas.

La principal causa de la cirrosis hepática es un consumo excesivo de alcohol desembocando normalmente en una enfermedad crónica, alcoholismo. Además este tipo de cirrosis puede ser causada debido a una infección por hepatitis B o C. Dentro de las causas menos comunes se encuentra la ingesta de determinados medicamentos, problemas en las vías biliares o enfermedades de origen hereditario.

Debido a la cirrosis hepática  los síntomas que podemos percibir en nuestro organismo son cansancio, vómitos y pérdida de peso. Por otro lado, cuando esta cirrosis se encuentra más avanzada podemos notar que nuestra piel y ojos cambien de tono, pasando a tomar un color más amarillo. 

HOLOFIT RÁBANO NEGRO
DRENATURE
INTEREPA
HOLOFIT
ANPAHI

¿Más remedios para la cirrosis hepática? Pincha aquí.