La chía es cada vez más conocida como una gran fuente de grasas omega-3 concentradas y de fibra.

Pueden ser consumidas enteras o molidas. Son ricas en antioxidantes que ayudan a protegernos de los radicales libres y el envejecimiento.

Las semillas de chía también son una gran fuente de proteínas para los vegetarianos, rica en triptófano, un aminoácido que ayuda a regular el apetito, el sueño y mejorar el estado de ánimo.

ACEITE DE CHÍA
OMEGA CHÍA
SEMILLAS CHÍA MOLIDAS