La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es la causa de muerte de más rápido crecimiento en los países desarrollados. Es la primera causa de muerte evitable en España- causada por el tabaco-. Un millón y medio de españoles la padecen y un 80% de las personas que lo padecen ni siquiera saben que lo tienen y no acuden al médico.

Hoy en día ya se conoce que la EPOC es algo más que un problema de los pulmones. Es una enfermedad que afecta a todo el organismo por el desequilibrio metabólico derivado de la incapacidad del pulmón de ejercer adecuadamente su función, por ejemplo hay un  catabolismo (destrucción) de las células y de las proteínas musculares.

Es una enfermedad sistémica inflamatoria crónica que afecta a diferentes órganos y sistemas con importantes repercusiones en el estado nutricional, composición y función de los músculos, como se aprecia en estadios tempranos de la enfermedad. La alteración de la función muscular expresa un mal pronóstico, con aumento de morbilidad y peor calidad de vida. Es un breve ejemplo de una enfermedad que genera una inflamación global sobre el resto del organismo.

Los pacientes con EPOC deben ser valorados de forma individual y no bajo un mismo esquema, porque cada uno es diferente. Desde esa perspectiva, la de la individualización, ¿cómo se diferencia la medicina integrativa?

LO QUE APORTA LA MEDICINA INTEGRATIVA EN EPOC

Hay una evidencia acumulativa que hay acciones no farmacológicas que mejoran la función pulmonar y reducen la progresión de la enfermedad en la persona con EPOC. Una dieta antiinflamatoria reduce peso, incrementa la masa muscular, reduce la inflamación, me- jora la función del sistema inmune, por ello nuestros pacientes con EPOC la reciben. La disminución de peso supone menos ronquidos y menos apneas del sueño si el paciente presenta además estos problemas.

Una segunda acción es ayudar a las personas que siguen fumando a dejar de fumar. No hay ninguna terapia efectiva si el paciente mantiene su adicción tabáquica. Ayudarle es primordial. Y nos esforzamos en eso.

El consumo de antioxidantes prescritos por los médicos a dosis adecuadas mejoran la función de los bronquios y de los alveolos pulmonares, reducen la destrucción pulmonar y los resultados de las espirometrías mejoran en numerosos casos. EPOC es una enferme- dad inflamatoria donde es necesario cortar los procesos de destrucción oxidativos.

El ejercicio físico adaptado, individualizado, controlado por profesionales es esencial en el tratamiento: evita progresar a estadios avanzados e incapacitantes. Los pacientes activos tienen menos agudizaciones, ingresan menos por crisis de dificultad respiratoria o por in- feccionespulmonares. Esaquídondeeltrabajo de la rehabilitación de fisioterapia respiratoria enseña a respirar.

Un apoyo al sistema inmune –la microinmunoterapia y la terapia ortomolecular- produce una estabilización del sistema inmune que sin duda contribuye al control de las complicaciones. Menos tos, menos expectoración, menos disnea, menos cansancio y sobrecarga cardiaca. Y sabiendo además manejar las terapias habituales: oxigenoterapia o los medicamentos denominados “de rescate”.

 *Clínica Medicina Integrativa de Madrid