Tu nuevo trío perfecto: calcio, magnesio y vitamina D3, que son esenciales para mantener tus huesos fuertes. Cuida tus hábitos o pueden pasarte factura.

El hueso está compuesto de fosfato cálcico unido a una red de colágeno.  En los adultos esto equivale a 9 kg de hueso de los cuales más de 1 kg son de calcio (proteína).

El calcio no solo es necesario para mineralizar los huesos, sino que actúa en otras partes vitales del cuerpo, y si no le vamos dando al organismo lo que necesita cada día, tirará de reservas. Los huesos son una buena reserva de este material.

Nos acordamos de los huesos cuando nos vamos haciendo mayores y deberíamos de preocuparnos mucho antes, si bien es verdad, con la disminución de estrógenos en la menopausia los huesos empiezan a descalcificarse.

Pero en nuestro trío perfecto no podían faltar el magnesio y la vitamina D3. El magnesio, junto con otros minerales como: el flúor, el calcio, o el fósforo, conforman una estructura encargada de dar forma, dureza y consistencia al esqueleto. Además de favorecer la actividad de la Vitamina D, fundamental para que el calcio quede fijado en el hueso.

Consejos para una buena salud ósea:

 -  Tomar en nuestra rutina diaria alimentos como: el salmón, las sardinas, los huevos, la mantequilla o el aceite de hígado de bacalao para proteger nuestros huesos.

 -  Tomar el sol “con precaución” ya que éste aporta una gran fuente de vitamina D para nuestros huesos.

 -  Evitar un consumo excesivo de café y bebidas ricas en fósforo, que desmineralizan los huesos.

 -  Suplementarnos con remedios naturales que nos ayuden en nuestras carencias diarias.

HOLOMEGA
CALCIO
HOLOVIT
VITAMINA D3 2000UI + K2

HOLOMEGA
OSEONUTRIENT