Las enfermedades respiratorias afectan a las vías respiratorias, incluidas las vías nasales, los bronquios y los pulmones. Incluyen desde infecciones agudas como la neumonía y la bronquitis a enfermedades crónicas como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La tos persistente, la falta de aire (disnea) y las secreciones respiratorias son los síntomas más frecuentes, cuya intensidad varía de una persona a otra, de acuerdo a la enfermedad en cuestión, su grado se severidad y tiempo de evolución.

Las personas con enfermedades del corazón u otros problemas pulmonares tienen más probabilidades de contraer una infección respiratoria aguda. Cualquier persona cuyo sistema inmunológico podría estar debilitado por otra enfermedad, está en riesgo.

¿Cómo prevenirlas? Practique una buena higiene haciendo lo siguiente:

 -  Lávese las manos con frecuencia, especialmente después de haber estado en un lugar público.

 -  Estornude siempre en el brazo de su camisa o en un tejido. Aunque esto puede no aliviar sus propios síntomas, impedirá la propagación de enfermedades respiratorias infecciosas.

 -  Evite tocarse la cara, especialmente los ojos y la boca, para evitar la introducción de gérmenes en su sistema.

HOLORAM AEROVENT
BIOTISANA RESPIRACIÓN
AYURVEDA VASAKA