Son incómodas y con la llegada del calor se hacen más habituales. El bebé esta irritable, le cuesta dormir, deja de comer con normalidad y llora con frecuencia. El remedio es sencillo. Basta con extremar la higiene, tomar sencillas medidas cotidianas y recurrir a emolientes naturales.

La dermatitis del pañal, también llamada irritación o rozadura del pañal, no siempre tiene la misma apariencia, pero si la piel del bebé, sobre todo alrededor de la zona genital y entre las nalgas, se ve roja, lo más probable es que haya dermatitis. También es posible que la piel aparezca un poco hinchada y caliente. A menudo la erupción se produce por llevar los pañales sucios demasiado tiempo, por el roce que provoca llevarlos demasiado apretados, o porque el bebé es sensible a determinadas marcas de detergentes, jabones o toallitas higiénicas.

Con la introducción de nuevos alimentos en la dieta del bebé no es raro que aparezcan las dermatitis de pañal. Cuando empiezan a comer alimentos sólidos o cuando incluimos nuevas comidas en su dieta se cambia la composición de las deposiciones del bebé, al igual que también puede aumentar su frecuencia. Si se produce diarrea, la situación puede agravarse, aunque probablemente no lo suficiente como para acudir al médico. Con un poco de cuidado y dedicación, la mayoría de los casos de pañal se solucionan en pocos días sin la ayuda del doctor. Sólo hace falta acudir a consulta si la piel parece haberse infectado (tiene ampollas, granitos de pus, áreas con secreción amarillenta o heridas abiertas). Es posible que el pediatra le recete un antibiótico oral. Cuando la dermatitis dura más de tres días, generalmente está provocada por una levadura, Candida albicans.

Las erupciones provocadas por esta levadura suelen ser de color rojo, están ligeramente abultadas y cursan con pequeños puntos rojos que se extienden más allá de la zona principalmente afectada por la erupción. A menudo empiezan en los pliegues de la piel y se pueden extender a la piel del tronco anterior y de la espalda del bebé. La administración de antibióticos al niño o a la madre que está amamantándolo puede dar lugar a una infección por hongos, porque también destruyen las bacterias “buenas” que impiden la proliferación de cándida.

Lo mejor para prevenir la dermatitis del pañal es mantener el área genital y las nalgas del bebé lo más secas posible y cambiarle cada vez que notemos que esté mojado o sucio. En cada cambio hay que limpiar cuidadosamente la piel y secarla suavemente dando unos toquecitos con un paño suave o toalla, sin frotar. Es bueno aplicar una capa fina de crema o pomada protectora en cada cambio. Y al ponerle el pañal limpio, no se lo aprietes demasiado, o usa una talla un poco mayor para que circule el aire.

Tenemos a nuestro alcance cremas o gel de aloe (sabila) que pueden disminuir la inflamación; así también la manzanilla, con propiedades cicatrizantes, suavizantes, antialérgicas y antisépticas. El llantén es regenerador y antiinflamatorio, y el gordolobo y milenrama vía tópica también tienen propiedades cicatrizantes y desinfectantes.

CREMA
PAÑAL
CERATO
HERBAL
BABY
DERMA